En busca del invierno: Parte III

Luego del tremendo día que tuvimos en Antillanca, pasamos la noche en el pueblo de Entre Lagos para descansar un poco y reponer las fuerzas para nuestro próximo destino, Corralco.

Empezamos el viaje el lunes por la tarde sin saber muy bien hacia donde nos dirigíamos, mirando mapas y leyendo indicaciones finalmente llegamos al pueblo de Malalcahuello a eso de las 10 pm con la esperanza de encontrar algún lugar donde alojar por un par de días, la verdad es que a esa hora estaba todo completamente cerrado, así que comenzamos a tocar puertas hasta que encontramos el lugar correcto y decidimos quedarnos, una cómoda cabaña amoblada para cinco personas y a un muy buen precio.

Nuestro objetivo era hacer cumbre en el Volcan Lonquimay así que partimos temprano a recorrer la zona y planificar el ascenso, en esa fecha el centro de ski Corralco -a los pies del volcán- ya se encontraba cerrado y con muy poca nieve en la base, así que avanzamos lo mas que pudimos en camioneta y empezamos la ascensión.

El volcán se ve muy grande e imponente desde la base, posee grandes caras abiertas y con buena pendiente en todas direcciones. Nuestro ascenso lo hicimos por un filo que separa las caras sureste y este; sin darnos cuenta la primera hora de ascenso transcurrió muy rápida y sentíamos que avanzábamos muy poco, esto debido a que desde abajo no se logra dimensionar con claridad la magnitud real del volcán y las distancias que nos tocaba recorrer.

Luego de cerca de 4 horas de ascenso ya casi nos encontrábamos en la cumbre, sin embargo, unas nubes amenazadoras no nos permitieron llegar a la cumbre real y por seguridad decidimos emprender el descenso desde el punto donde nos encontrábamos.

Antes de empezar a bajar aparecieron nuestros amigos que andaban recorriendo las laderas en motos de nieve, estábamos haciendo casi el mismo trip con algo de desfase unos de otros. Por la noche nos reunimos y compartimos un asado con muy buena onda en la casa del anfitrion local. Luego de un par de tragos ya era hora de descansar.

Al día siguiente emprendimos rumbo hasta el centro de ski Arenales situado en el pueblo de Lonquimay (Cuesta Las Raíces), a unos pocos kilómetros al este de Malalcahuello y casi en la frontera con Argentina, se nos unieron al grupo Jeepsie, Goñi y su moto, pero para nuestra sorpresa en ese lugar ya no quedaba nieve y por ende nuestro invierno llegaba a su fin.

Volvimos a Malalcahuello a preparar nuestros bolsos, Jeepsie y Goñi volvían con nosotros también. Con la camioneta ultra cargada – incluyendo moto de nieve – emprendimos rumbo a casa al final de día.

Con este viaje salieron muchas ideas, nos encontramos con buena gente, conocimos mucho y quedamos con muchas ganas de seguir recorriendo el increíble sur de Chile, el cual nos parece prácticamente inexplorado y en donde se pueden realizar un sin fin de actividades al aire libre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s